Cómo elegir el mejor+ color de sombra de ojos sin morir en el intento
16173
single,single-post,postid-16173,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
trucos-de-maquillaje

Cómo elegir el mejor+ color de sombra de ojos sin morir en el intento

¿No os habéis preguntado nunca qué color de sombras elegir? ¿Cuál es el tono perfecto para vuestro color de ojos? Y como no hay colores en el mercado (sólo unos dos mil millones de tonalidades de sombras distintas) pues a veces puede resultar algo abrumador…

Total, que al final (por lo menos yo), tendemos a tirar por los tonos neutros: marrones, grises y beiges en sus distintas variantes. Porque quedan naturales, sientan bien a todo el mundo y no dan quebraderos de cabeza.

¿Pero qué pasa cuando nos apetece utilizar un poquito más de color? ¿Cuál elegimos? ¿Qué hacemos para no meter la pata?

Pues bien, en este caso, si bien es cierto que no hay normas absolutas (al fin y al cabo, para gustos los colores… y nunca mejor dicho) existe una serie de pautas que nos pueden ayudar a elegir tonos que combinen (ya sea por analogía o por contraste) con nuestro color de ojos y los hagan resaltar en todo su esplendor. Y eso es justamente lo que os quería contar hoy 🙂

Una de las asignaturas que más me apasionaron durante mi curso de maquillaje profesional fue el de teoría del color: el estudio de los colores y cómo hacer que queden armónicos entre sí, que queden bonitos juntos.

Aplicado a este caso, hay principalmente dos maneras de utilizar la información que nos proporciona la teoría de los colores para hacer que nuestros ojos destaquen: utilizar colores similares a los de nuestro iris  o encontrar justo el color opuesto.

Os explico un poco más:

Aquí tenéis la rueda de colores que recoge los distintos matices existentes (no entraremos esta vez en temas de saturación y luminosidad de los colores que eso nos da para otra clase de colorimetría y ahora mismo nos puede liar más jejeje) .

Los colores primarios (rojo, azul y amarillo) están cada uno en un extremo (lo más alejado posible el uno del otro) y los colores intermedios son mezclas entre los colores primarios. Por ejemplo, el color que está justo entre el azul y el rojo se compone de 50% rojo y 50% azul, y por eso sale morado. Los que están del morado al rojo contienen más rojo que azul y los que están entre el morado y el azul contienen más azul que rojo.

Pues bien, teniendo esto en cuenta, lo que tenemos que hacer es identificar nuestro color de ojos dentro de la rueda de colores (las que tengáis los ojos marrones tenéis que situaros en la gama de los naranjas) para inspirarnos a la hora de elegir colores.

Yo tengo los ojos verde grisáceo y para resaltarlos tengo dos opciones:

1) Optar por los colores opuestos, los llamados complementarios (los que están justo en el lado contrario de la rueda de color) porque son los que más van a contrastar con mi color de ojos y los van a hacer destacar al máximo. Y en mi caso estos tonos opuestos son los rojizos y los morados (para este maquillaje he utilizado las sombras Mythical, Vainglorious y Sketch de MAC junto con el lápiz de ojos 403 de Kiko).

 2)  Optar por colores análogos (en mi caso distintas tonalidades de verde), que son los tonos similares a mi color de ojos (los que están al lado en la rueda de color). Esto, si bien es cierto que no hace que destaque especialmente el color de mis ojos,  va a crear es un efecto de amplitud que hace que los ojos parezcan más grandes de lo que son, a parte de generar un cuadro armónico. El ojo destaca pero de una forma totalmente distinta 🙂 (para este maquillaje he utilizado las sombras Silver Green 06 de Clarins, Never Too late de la colección de Steven Klein de Nars y la sombra en stick de Bobbi Brown en el tono Forest).

Es una guía simple pero a mi por lo menos me resulta muy útil. Personalmente, me parece que es más sencillo maquillarse con colores complementarios (los opuestos en la rueda cromática) porque con menos técnica conseguiremos mayor impacto y haremos que los ojos destaquen un montón. Por eso siempre recomiendo los azul marino para ojos marrones, los anaranjados y cobrizos para ojos azules y los rojizos y malvas para ojos verdes :-). Pero como veis, con colores análogos podemos conseguir un efecto precioso también.

¿Qué os ha parecido? ¿Por qué tonalidades os soléis decantar a la hora de elegir sombras?

Un besazo,

firma

María Alcazar
makeup@malcazar.com

Me llamo María Alcázar, tengo 33 años y sí, lo confieso, soy adicta al maquillaje, al chocolate, a bailar salsa, al crossfit, a la MTB y a ver pelis los domingos por la tarde tirada en el sofá.

Sin comentarios

Deja un comentario