Dyson Supersonic : Mi experiencia con el secador de pelo revolucionario
16166
single,single-post,postid-16166,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
experiencia-Dyson2

Dyson Supersonic : Mi experiencia con el secador de pelo revolucionario

 

Pero, ¿y este cacharro? ¿Esto qué es? Así es cómo me quedé la primera vez que vi el nuevo secador Supersonic que acaba de lanzar la marca Dyson (si, la de los aspiradores y ventiladores sin aspas).

Un tubo hueco y corto con un mango algo más ancho de lo habitual y un acabado de lo más futurista. ¿Esto es un secador de pelo? Pues si… Lo es, y además, os aseguro que es el mejor secador de pelo que he probado jamás nunca en la vida…

Pero a ver, ¿Qué es lo que hace que este secador sea tan especial? Pues bien, así lo primero que salta a la vista es su diseño futurista. Parece más un gadget sacado de una nave espacial que un secador de pelo…

El cuerpo de Supersonic, que tiene el aspecto de un cilindro hueco por cuyos bordes sale el aire caliente, es más corto de lo habitual y no pesa nada (no pesa porque el pequeño y potente motor se esconde en el mango y no en el cuerpo como es lo habitual). Esto tiene varias ventajas: El conjunto es mucho más ligero que los secadores convencionales, además el equilibrio en la mano es mejor porque el mayor peso lo tenemos en la mano. Además, al ser más corto, no tenemos que alejar tanto la mano de la cabeza para secarnos el pelo. Os aseguro que el hombro y la muñeca lo agradecen una barbaridad. Es mucho más cómodo y liviano de utilizar, sobre todo para las que tenemos una mata abundante de pelo y tenemos que estar levantando el codo para insistir en la parte trasera de la cabeza 🙂

Otra de sus características es que el extremo del cilindro por donde sale el aire es magnético, y todos los accesorios se acoplan con potentes imanes solo con acercarlos al secador. ¡¡Es super cómodo!! Además, todas las boquillas tienen doble revestimiento así que se calienta únicamente la parte interior de las mismas y no la exterior. Por lo tanto, podemos poner y quitar las boquillas a nuestro antojo durante el secado y podemos desmontarlo justo al terminar de secarnos el pelo sin riesgo porque nunca nos vamos a quemar (otro punto).

Por cierto, viene con 3 boquillas imantadas: Un difusor para pelo rizado, una boquilla para el secado normal y una tercera más estrecha par los trabajos de brushing que requieran más precisión.

Por otro lado, es un aparato muy sencillo de utilizar. No hay trampa ni complicación: tiene 4 temperaturas (28º, 60º, 80º y 100º) que se regulan con un botón y tres niveles de potencia de aire que se regulan con otro botón. De hecho, y conviene resaltarlo porque es algo que por el momento sólo tiene este secador, el aparato incorpora un sensor de temperatura ultra moderno que mide y corrige la temperatura del flujo de aire 20 veces por segundo. De esta forma nos aseguran que el pelo nunca se va a calentar demasiado  evitando así la mayor fuente de daños del cabello, que es el exceso de calor (puntas abiertas, falta de brillo, pelo quebradizo… Todo esto mejorará utilizando este secador).

Importante también: su rapidez… aquí me ha terminado de conquistar. No es el secador con más potencia del mercado, pero sí que optimiza la potencia como ningún otro secador haciéndolo hasta 8 veces más eficiente. Yo, pelo tengo, un rato, “pa aburrir” y encima es muy seco, frágil y rizado. Necesito utilizar difusor y el tema del secado siempre es una gaita. Pues bien, con este secador se me queda el pelo con aún más volumen, el rizo más definido y brillante y además en mucho menos tiempo. Ahí se ha ganado todo mi respeto… Ahh, otra cosa, también incluye la tecnología de iones negativos para eliminar la electricidad estática y reducir el encrespamiento, y eso también se nota.

Y para guinda del pastel, es un cacharro super silencioso. El secador más silencioso que he probado. No digo que no haga ruido, pero no parece que tienes un reactor en la oreja (que ya es). Gallifante adicional…

No podemos negar que Dyson ha hecho los deberes en cuanto a conocimiento del cuidado del cabello. Han invertido nada menos que cuatro años para el desarrollo de este aparato, estudiando el cabello humano (utilizaron más de 1600 kilometros de pelo humano en mechones para hacer pruebas y contratando a más de 10 ingenieros para estudiarlo). Cuatro años y una inversión en I+D de 60 millones de euros… Una pasado.

Pero claro, todo esto tenía que tener un peeeeeero. Tanto diseño, tanta inversión, tanto I+D, tanto bombo y platillo… Pues efectivamente, repercute en el precio…

Este es el secador de pelo más caro de la historia de los secadores de pelo… 399€ de secador que sólo encontraréis en El Corte Inglés o en Sephora.

Buffff, se hace un poco bola… A mí me lo regalaron estas navidades y casi me desmayo al verlo, es el regalazo del siglo y estoy enamorada de él y de su acabado cromado con detalles en fucsia. Ahora bien, si me lo hubiera tenido que comprar yo, igual me lo pienso dos veces, porque es verdad que cuesta 8 veces más que un secador convencional. Conclusión: Encontrad a alguien que os lo regale 😛 Jeje, ahora en serio, cada cual tendrá que valorarlo:

Pros: Diseño, funcionalidad, rapidez de secado, calidad de los acabados, ruido y cómo cuida el pelo (secando sin estropearlo, lo cual repercute en la salud del cabello a largo plazo)

Contras: Un precio estratosférico…No incluye bolsita para guardarlo junto con sus accesorios (por el precio que tiene esperaba que viniera). La garantía de este aparato es de 2 años (el mínimo legal), hubiera sido un detalle extenderla y garantizar al menos 5 o 10 años de secador (a 399€ el secador no me perecería descabellado).

¿Qué os parece? ¿Os platearíais haceros con uno?

Un besito 🙂

María Alcazar
makeup@malcazar.com

Me llamo María Alcázar, tengo 33 años y sí, lo confieso, soy adicta al maquillaje, al chocolate, a bailar salsa, al crossfit, a la MTB y a ver pelis los domingos por la tarde tirada en el sofá.

Sin comentarios

Deja un comentario